lunes, 1 de agosto de 2016

EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO NACIONAL, ROQUETAS DE MAR

Almería, Roquetas de mar, Las 200. Un destino y un objetivo: dar todo de mí.

Los comienzos siempre dan un poco de miedo, no conocía la congregación ni el sitio al que iba, pero con decisión de pasar la mejor semana posible y así fue. Es sorprendente como en una ciudad hay barreras sociales tan grandes; a un lado el turismo costero, urbanizaciones, zonas de ocio  y en medio de todo eso, a las afueras cerca de lo que llaman el “mar de plástico” encontramos  “las 200”. Un barrio pobre, sí, pero de corazones ricos.

Durante la semana que he pasado en este barrio he podido ser testigo y partícipe, de la labor de los padres blancos en el barrio, que lo dan todos por estas personas que  les ha tocado vivir con muchas dificultades pero que a pesar de ellas siempre tienen una sonrisa. Nuestro trabajo allí como voluntarios era trabajar con los niños del barrio por las mañanas, hacer entre todos un  campamento urbano, en el que los niños se diviertan y lo pasen bien. La ayuda de los voluntarios requeteros, chicos del barrio que hace unos años eran ellos los que participaban en los campamentos y ahora son ellos los que ayudan a organizarlos era muy importante tanto para nosotros como para los niños que participaban en el campamento.

Es tan maravilloso trabajar con los niños, ellos te lo dan todo a cambio de nada, niños que no han tenido una infancia fácil pero que a pesar de ello nos recibían con una sonrisa todas las mañanas,alegres y agradecidos por nuestra labor allí, que esperaban con ganas la hora en la que le dábamos la merienda, ojalá supiéramos todos valorar un vaso de zumo, un bocadillo, un trozo de sandía, un beso o un abrazo tanto como ellos porque por desgracia no valoramos estos pequeños detalles, pero que son tan importantes a la vez ante todo esto solo podemos ayudar y valorar lo que tenemos y tener en cuenta esta realidad tan diferente a la nuestra y que tan cerca tenemos.


 Allí se quedo un trocito de mí y del Voluntariado Misionero Ana Mogas “Cuenta Conmigo”.


Sara Valenzuela (julio de 2016, Córdoba)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada