lunes, 1 de agosto de 2016

Roquetas de mar

Tras un largo período de tiempo queriendo participar en una experiencia de voluntariado, en junio de este año y gracias al Voluntariado Misionero de María Ana Mogas me decidí a asistir al campamento africano de los Padres Blancos en Roquetas de Mar.
Una vez tomada la decisión, mis expectativas eran un interrogante ya que no sabía con lo que me iba a encontrar y cuáles serían mis sensaciones ante ello.
El barrio en el cual llevaríamos a cabo nuestra labor se llamaba “Las 200 viviendas” y puesto que fui de los primeros en llegar, pude comprobar de primera mano la situación allí vivida. Se trataba de una comunidad en la que convivían varias razas y en la cual, para mi sorpresa, la integración era realmente buena.
Nuestra labor allí consistía en ofrecer apoyo a las familias locales mediante la realización de actividades lúdico-sociales con los niñ@s, con el fin de promover su inclusión social.
Todas las mañanas trabajamos y disfrutábamos con los niñ@s, realizando actividades y juegos con ellos al aire libre. Contábamos con la ayuda de unos monitores locales, que a decir verdad, sin ellos nos hubiera resultado más ardua la tarea. 
Por las tardes hacíamos una gran variedad de actividades, entre ellas dinámicas de grupo, excursiones al barrio o alrededores con el fin de obtener un conocimiento más profundo de la zona e incluso pudimos escuchar el testimonio de una monja dedicada a ayudar a las mujeres de la zona.
A modo de conclusión personal, considero muy positiva la experiencia, ya que me ha permitido ver otra realidad en otro lugar fuera de mi comunidad y lo que es más gratificante, destacar el cariño y gran acogida que todos hemos recibido tanto por parte de la comunidad como de los monitores locales. La situación en las familias y en el barrio no era fácil y a pesar de ello, la gente se ha volcado y ha participado en las actividades, lo cual me hace pensar que nuestra tarea ha resultado útil y a la vez integradora.
Me gustaría terminar con una invitación a la gente a participar en este tipo de experiencias, ya que las considero muy útiles y gratificantes, tanto para uno mismo como para las personas que realmente lo necesitan.

 
Adrián Conde (julio de 2016, Ourense)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada